dolor de garganta

Reducir el dolor de garganta con una taza de limón caliente.
Receta:
Cortamos el limón en finas rodajas y ponemos miel sobre ellas.
Lo dejamos toda la noche dentro de la nevera.
Extraemos el liquido de las rodajas de limón con miel y lo tomamos con agua caliente.
La acción bactericida de la miel aliviará nuestro dolor de garganta y la vitamina C del limón nos quitará la sensación de fatiga.