El Ambiente

 

Anteriormente, ya les hablé sobre el cuento de la pulga.
El cuento mostraba como una pulga que, aunque en realidad puede saltar mucho más, solo saltará la altura de la escalera.
La moraleja viene a decir que nosotros tenemos capacidades ilimitadas, sin embargo muchas veces no podemos ejercitarlas por ideas fijas preconcebidas creadas por nosotros mismos de las que somos prisioneros.

Este cuento tiene continuación.
A ver, ¿Qué podemos hacer para recuperar y volver a tener nuestro súper salto de pulga?

Deje de leer por un instante y piénselo.

Respuesta correcta es poner meter la pulga que cree que no puede saltar entre otras que sí saltan. Pronto se reconoce como una de ellas y recupera su capacidad innata para el salto.

Entonces, ¿si me introduzco en el ambiente de lo que quiero llegar a ser obtendré el resultado deseado?
Creo que esta respuesta no es del todo perfecta.

Sin duda, elegir el ambiente de lo que quiere ser, posiblemente le ayudará obtener el resultado más fácilmente.
Me imagino que si quiere hablar con fluidez en inglés no se irá a aprenderlo a Rusia. Supongo que se decantará por ir a Estados Unidos o al Reino Unido .

En mi opinión, creo que lo que podemos aprender de la pulga es a confiar en uno mismo.
Sin duda elegir ambiente es muy importante. De eso no hay duda. Pero aunque tenga buen ambiente, si se desatiende a uno mismo o siente complejo de inferioridad va a pensar en que no puede.

Eso le pasa a la pulga sin duda. Ja Ja. La rodean de otras que saltan y antes de darse cuenta ya está pegando brincos ella también. Ja Ja. Será que las pulgas son así.

Entonces, si yo he perdido la capacidad de creer que puedo hacerlo, será posiblemente porque alguien ha estado machaconamente repitiéndome que no lo puedo conseguir. Durante mucho tiempo. De manera directa e indirecta.

¡Eso es! El ambiente tal y como yo lo entiendo es uno que respeta a uno mismo, que estima lo que tiene en falta, y se acepta a si mismo tal y como es. Ese es el ambiente de su corazón .

Creo que si ajusta su ambiente, no necesariamente con aquellas cosas que la sociedad valora, usted va a saltar a su manera. Y creo que en el mundo pueden haber muchos tipos de maneras.