La fatiga y el cuerpo

El cuerpo humano se deforma con la fatiga.
La parte delantera de los hombros se mueve hacia dentro, cargando y curvando la espalda al tiempo que mandíbula se desplaza hacia fuera.
Esta es la postura típica de la sociedad actual en la que se pasan muchas horas frente al ordenador.

Como suelo comentar durante las sesiones, si son unos instantes no hay inconveniente, sin embargo, si mantenemos esa misma postura durante un largo espacio de tiempo, los músculos de la zona de las costillas se ponen rígidos bloqueando el movimiento de estas, se reduce la función pulmonar, surge una tos seca y los órganos digestivos también se resienten.

 

Anatómicamente hablando, es un estado en el que el omóplato se queda fijado hacia el exterior. Si el cuerpo humano se deja tal cual en esta situación, esto acaba por afectar al hueso occipital.
La columna vertebral se mantiene alzada hacía la cabeza de manera que choca contra el occipital. Desde ahí hasta las orejas podemos trazar una linea que se llama “La Cerviz”, pero que se extiende hasta el exterior.
Por esta razón, si observamos desde atrás vemos la diferencia de altura de las orejas.

 

En la época Edo de Japón se desarrolló la corriente artística denominada UKIYOE, en la que se dibujaban imágenes de mujeres bellas con una bonita cerviz. Según la medicina oriental, una bella cerviz en una mujer es indicador de que disfruta de una cadera robusta y por tanto puede con tranquilidad enfrentarse al parto natural de un bebé.

¿La verdadera belleza realmente está en las personas que tienen salud o será algo sólo del mundo de los pintores?