mente 2

Déjenme que les de otro ejemplo.

Se trata de un experimento al que fueron sometidos judíos durante la Segunda Guerra Mundial, tal y como lo cuenta un libro.

Los judíos fueron transportados a un campo de concentración, tras vendarles los ojos se les hizo sentar en una silla y se les ató con una soga.
Se les perforó una vena con una aguja y se dejó la sangre caer goteando lentamente dentro de un cubo. Tras dos horas estas personas se desangraron y murieron lentamente entre calambres.
Toda esta situación se les mostró a compañeros de los reclusos asesinados.

Al igual que a sus predecesores, se les sentó en una silla, se les vendaron los ojos, se les perforó una vena con una aguja taponada que no sacaba sangre, sin embargo se simuló el sonido de como gota a gota la sangre caía dentro del cubo y los presos escuchaban. A pesar de no perder sangre, estas personas empezaron a sufrir espasmos, y dos horas más tarde murieron.

Esta es una historia extrema de como la imaginación puede causar la muerte del cuerpo.

Pero también tiene la lectura opuesta. La imaginación de nuestra mente puede curar nuestro cuerpo.