Pelvis 2

Tal y como vimos en el anterior articulo, la pelvis humana tiene la capacidad de moverse.
La pelvis está formada por los huesos sacro, pubis e iliaco, estando fijada en su posición por ligamentos y músculos.
Las posturas forzadas, un mal equilibrio en la pisada e incluso el estrés y la tensión mental pueden causar trastornos a la pelvis.
Tensiones en los músculos alrededor de la pelvis producen distorsiones que conducen a molestias en huesos tan alejados de ella como el occipital o el omóplato.
A diferencia de la medicina moderna que únicamente fija su atención en las partes que duelen, la medicina oriental tiene un acercamiento holístico, observando el cuerpo en su conjunto para calmar el dolor.