tres estados de equilibrio energético

Hoy voy a hablarles de los tres estados de equilibrio energético en los que puede encontrarse el ser humano.

Hasta aproximadamente los 20 – 22 años de edad el cuerpo humano rebosa energía.
Si embargo segun la medicina oriental a partir de esa edad la energía (el ki, el animo, o como quiera que se le llame) se va reduciendo.
En las ensenyanzas del qi-gong, el cuerpo se compara con una pila.
Por eso, a partir de esa edad el ser humano, al naturalmente notar que disminuye, ya empieza a sentir la necesidad de administrar correctamente y no malgastar esa energía. Formas de hacerlo son técnicas orientales como el tai-chi, shiatsu, qi-gong, etc.

Algunos niños desde su mismo nacimiento tienen complexión débil, es decir desde su nacimiento la energía de su cuerpo es muy reducida.
Por otro lado, hay personas que a pesar de que nacen con gran energía, se esfuerzan mucho en trabajos muy desgastantes, llevan una vida marcada por el estrés y agotan todo su caudal energético. De repente, se vuelven apáticos y sin ganas de hacer nada. Incluso resulta penoso conocer a estas personas. Están como si se les hubieran acabado las pilas. Hay casos en los que presentan cuadros depresivos o fobias que resultan de difícil comprensión para otros.

En otros casos, a pesar de llevar una vida normal la persona presenta síntomas de desequilibrio energético tales como pies fríos, dolores de hombros, dolores lumbares, etc.
Esta persona tiene suficiente energía sin embargo la tiene mal equilibrada, es decir se concentra por ejemplo, en la parte superior de su cuerpo o en la inferior.
Esto también le causa desequilibrios alimenticios (es bien conocido que ciertos alimentos afectan al calor corporal enfriándolo o calentándolo) o desequilibrios musculares o del esqueleto (por ejemplo, perdida de masa muscular en los miembros inferiores). Por estas razones se hace necesario tomar medidas para mejorar la constitución del cuerpo. En mi opinión el cuerpo de la mayoría de la gente se encuentra en este estado.

Por ultimo, hay situaciones en las cuales el cuerpo el cuerpo tiene mucha energía y la tiene correctamente equilibrada.
Este tipo de personas puede curar a otros e influenciarlos positivamente. Hay gente que con su sola existencia parece aliviar a los demás. Su situación energética es tal que entra en una habitación y su sola presencia ilumina el ambiente.

Normalmente, la gente que se encuentra en esta situación última puede utilizar su cuerpo para enseñar medicina oriental.
No obstante, alcanzar ese estado no es el objetivo, si no mantenerlo día tras día y para eso hace falta entrenar tanto la mente como el cuerpo.

Finalmente, déjenme que les narre una anécdota.
Una señora esta usando un aceite esencial para aliviar ciertas molestias. Su marido le dice que parece tonta y que le falta un tornillo.
Cuando el cuerpo está débil, energia de la planta ayuda su cuerpo.
Al marido, sin embargo, como su cuerpo anda bien de energia y la tiene bien equilibrada todo esto le parece ridículo.
Seguro que tras leer este articulo comprenderá todo y le dirigirá palabras mas comprensivas a su esposa.